Entrevista: “Me convertí automáticamente en un miembro invaluable de la Institución”

  • Posted on: 12 December 2016
  • By: Dirección de In...

El equipo de comunicaciones de la Dirección de Incorporación Naval salió en búsqueda de un Oficial de la Armada Nacional para saber cuál era su punto de vista acerca de las elecciones a las que se enfrenta un joven colombiano a la hora de tener en su baraja de posibilidades la opción de ser un Marino de Colombia.

Esto fue lo que nos dijo:

Periodista Dirección Incorporación Naval: ¿En qué momento decidió ingresar a la Armada?

Oficial de la Armada: Cuando estaba recién salido del colegio tenía que tomar una decisión acerca de qué hacer con mi vida, definir mi futuro profesional. Afortunadamente, por mis amigos y lo que encontré en internet, conocí que existían múltiples oportunidades en la Armada Nacional para convertirme en Oficial, estaba la opción de poder estudiar allá y tener estabilidad laboral permanente; esto me motivó a decidirme y sentí  que ese era mi llamado.
 

Periodista DINCOR: ¿Qué otras opciones tenía?

Oficial de la Armada: Como estaba recién salido del colegio tenía que definir mi situación militar antes que pensar en trabajar o estudiar, por lo que la Armada me sirvió de una vez para solucionar ese aspecto. Mis otras opciones consistían en buscar donde estudiar Ingeniería, que es lo que me apasionaba. Afortunadamente, en la Armada pude estudiar esa carrera y además ejercerla como Ingeniero Naval.
 

Periodista DINCOR: ¿El proceso en el que se desenvolvió era el de su preferencia?

Oficial de la Armada: Claro que sí. Cuando yo me inscribí a la Escuela Naval “Almirante Padilla” opté por el proceso de Cadete Naval. En el momento de la inscripción me dijeron que si era transparente con mi información y tenía un buen historial educativo, un pasado judicial limpio y las aptitudes médicas necesarias, si le ponía ganas al proceso seguramente entraría a la Escuela. Y así fue.
 

Periodista DINCOR: ¿Cómo asumió  usted y su familia el proceso de inscripción desde que comenzó hasta el momento de su aceptación?

Oficial de la Armada: Para mí, como ya le comenté, la prioridad era hacer las cosas bien y tener paciencia. Mi familia siempre me apoyó en todo el camino y estaba muy pendiente de colaborarme a mí y a los Oficiales que los entrevistaron y visitaron. El proceso es sencillo siempre y cuando uno cumpla con todos los requisitos que pidan, entonces estar tranquilo es fundamental.
 

Periodista DINCOR: ¿Por qué llevar a cabo un proyecto de vida dentro de la Armada Nacional y no en la vida civil?

Oficial de la Armada: Primero que todo, es cuestión de vocación. Para el que le interesa y le gusta la vida militar, es ideal forjar un proyecto de vida dentro de la institución. Y si es así, hay que considerar todos los beneficios que trae pertenecer a la Armada. La estabilidad laboral, la seguridad en cotizaciones y en salud, las ventajas para la familia en cuanto a educación y vivienda, y hasta la afiliación a la recreación que ofrecen. La vida civil no garantiza nada de esto, en cambio, la Armada provee todo esto de por vida. Y en el proceso se está luchando y trabajando por una mejor y más prospera y segura Colombia, por lo que es una opción muy buena a considerar.
 

Periodista DINCOR: ¿Cuál cree que es una buena razón para convencer a los jóvenes a unirse a la Armada?

Oficial de la Armada: Además de los beneficios que ya mencioné, ingresar a la Armada le da a las personas un lugar en el mundo. Ser oficial, suboficial o infante de marina lo convierte en automáticamente un miembro invaluable de la Institución, la cual se vuelve su familia y con la cual podrá contar para el resto de su vida. Hacerse Marino le inculcará valores profundos y lo hará parte de la solución para convertir a Colombia en un mejor país. Ser de la Armada le da un propósito mayor en la vida.
 

Periodista DINCOR: ¿Qué le recomendaría usted a los futuros militares?

Oficial de la Armada: Yo le diría a los jóvenes que pertenecer a la Armada es una aventura de mucho sacrificio, esfuerzo y trabajo, pero que a la vez es una oportunidad que da frutos. La institución se preocupa por sus integrantes de tal manera que le garantizará tener una buena vida, siempre preparándose y capacitándose para el futuro, pero para esto necesita ser constante y excelente en su trabajo. Además, les recomendaría estar en constante búsqueda por mejorar para poder tomar las oportunidades nacionales e internacionales que la institución que protege el azul de la bandera le proveerá.