CARTA AL OÍDO DEL NUEVO MARINO